El 22 de marzo de 2018, además de ser el último día de la 2ª evaluación y por lo tanto, recogida de notas, el colegio tuvo una mañana memorable: El primer Encuentro entre colegios Diocesanos de Madrid.

El encuentro se inició con una ceremonia de inauguración con sus correspondientes presentaciones y discursos. A continuación tuvo lugar un desfile de los participantes y concluyó con una oración y los saques de honor de nuestro queridísimo Santos. Luego comenzaron las rondas de partidos de voleibol y fútbol sala en donde todos los colegios jugaban entre sí.

Nuestro colegio no solo participó con alegría y competitividad sana, sino que también contribuyó de forma ejemplar en todo lo relativo a la organización. Nuestros voluntarios pusieron lo mejor de ellos mismos realizando importantísimas funciones tales como: gestionar toda la logística deportiva, arbitrar partidos u orientar a los demás centros dentro de la instalación. Todo con una sonrisa en la cara y una humildad que nos hace a todos sentir un profundo orgullo. 

Sin duda alguna, se trató de algo más que un mero evento deportivo. Fue una primera toma de contacto entre los alumnos de unos colegios que tienen una identidad común. Nuestro alumnado puede decir que ya conoce a otros niños y niñas que se educan con unos mismos objetivos y en torno a una ideología afín. 

No menos importante es el hecho de haber “sembrado una semilla”. Este primer encuentro llevará a un segundo y tal vez originará una tradición. Si es así, yo, como profesor de Educación Física me sentiré orgulloso de que haya sido a través de la asignatura que imparto y los fantásticos valores que transmite. Ojalá en sucesivos años podamos llegar a más niñ@s. Ojalá podamos tocar otros ámbitos educativos además del deportivo.

En cuanto a los agradecimientos, además de los ya citados, debemos nombrar a La Fundi. Su personal e instalaciones nos hacen estar en casa; a Mario e Inmaculada por iniciar, creer e implicarse en el evento; a Gala por su inestimable ayuda; a todos los Colegios Diocesanos por jugar y que pudiéramos jugar y a los profesores que se han puesto, una vez más a su servicio para hacerlos mejores.

Ahora toca disfrutar de las vacaciones y a la vuelta…¡Estaremos a tope! 

Os deseamos una gran Semana Santa.